sábado, 7 de julio de 2012

El puente sobre el Ungría.



Los pasos amortiguados sobre el camino, tantas veces atravesado de lado a lado, atestigua el paso de las estaciones con estoica resignación. Tan sencillo y humilde que no quiere llamar la atención e intenta que el río  en sus brazos enmudezca y no moleste, que sea discreto a los ojos del posible caminante.