lunes, 30 de septiembre de 2013

Iberia Sumergida.



Sumergida en un fango putrido y maloliente, fruto de las disputas y de la desunión que ha reinado en estas tierras desde que las primeras tribus tomaron conciencia de sí mismas y en un territorio tan escaso han pugnado por la supremacía y por imponer su ley sobre las demás.
Iberia siempre codiciada por otros pueblos más allá de sus fronteras naturales que han sabido siempre aprovechar las luchas internas para su propio provecho y que aun en nuestros días continúan haciéndolo.
Tierra de mil reyezuelos que la han desangrado y la continuarán expoliando en su beneficio por los siglos de los siglos.