martes, 2 de junio de 2009

Caspueñas - Méjico


¿Qué tiene que ver está pequeña Villa de la Alcarría con el país américano?.

Bueno resolvamos está cuestión, alguno de vosotros ya habrá oido hablar del personaje del que a continuación pasaré a dar unas pinceladas de su obra y actos. Sí es una persona la que enlaza este rincón de España con Méjico.

Alguien que nació en 1507, en Caspueñas y que estudió en la Universidad Complutense (Todavía no la habían movido de Alcalá) y posteriormente en la de Salamanca. Cursó estudios de gramática y retórica y de artes y teología.

Acabados los estudios profesaría una catedra de filosofía hasta que fue invitado a visitar el nuevo mundo por el superior de la orden de los Agustinos, fray Francisco de la Cruz. Este hecho cambiaría la vida de Alonso Gutierrez, que así se llamaba aquel catedrático.

Llegaría a Méjico en 1536, ingresaría en la misma orden de los Agustinos y cambiaría su apellido pasandose a llamar Alonso de la Vera Cruz. Tras un corto año como noviciado comenzaría a dar clase en el convento de Santa María de Gracía, después viajaría a Michoacán. Allí comenzaría a predicar entre los indigenas, a su manera, es decir aprendiendo el idioma de estos y haciendoles llegar la doctrina cristiana de esta forma. Su manera de hacer contraviene los preceptos marcados desde la misma monarquía española que indicaba la evangelización en Castellano.

Los resultados son satisfactorios y por encima de los otros predicadores, su método funciona y sus hazañas comenzarían a tener gran notoriedad.

Su personalidad inquieta le hace estar siempre en activo tanto como predicador como filósofo, en 1542 llegará a ser máxima autoridad en la provincia por parte de su orden y fundará cinco conventos, en 1545 es elegido prior en el convento de Tacámbaro, en 1553 es nombrado catedrático de la Universidad Real y pontificia de Méjico.
Así mismo, poco después se le nombra maestro de teología y de artes y bajo su dirección se asentará una cátedra de Santo Tomás.

Comienza entonces la redacción de un tratado de Filosofía que supondría el primero que se elaboraría en las tierras del nuevo mundo.

Regresaría a España en 1562, para defender las funciones y privilegios de las órdenes religiosas. Aquí se convertiría en consejero de los grandes personajes de su tiempo, además de ser designado prior del monasterio de San Felipe del Real (Madrid) y obstentaría el cargo de Visitador de Castilla La Nueva.

Todos estos cargos y los halagos del rey no le harían variar su anhelo de volver a América y así ocurriría finalmente en el año 1572. Ya en Méjico retomaría su labor y fundaría el colegio San Pablo, apadrinaría exámenes de doctorado y estaría involucrado en la evangelización de las Filipinas.

Fray Alonso moriría en ciudad de Méjico en el año 1584.

Este hombre por lo tanto puso los cimientos de la filosofía en este país y su obra sigue teniendose en cuenta aun hoy en día. Una visión diferente de la vida dentro del Siglo XVI, teniendo en cuenta la realidad social y la problemática indigena, siendo una forma de pensamiento distinta para sus contemporaneos.


Espero no haberme puesto demasiado serio, pero me ha parecido interesante lo que he leido sobre la figura de este fraile y quería haceros participe de ello. Un filósofo nacido en el valle del Ungría, méjicano de adopción y seguramente de corazón.